Klinkert – Sitio Oficial

Las 3 cosas que te harán INJODIBLE👊

Muchas veces escucho personas diciendo “me engañaron”, “me traicionaron”, “me humillaron”, “no entiendo por quĂ© Ă©l/ella me tratĂł mal”…  como si todo mal proviniera siempre de afuera y como si no pudiĂ©ramos decidir cĂłmo sentirnos o actuar frente a determinadas situaciones🙄

Hay un secreto, que si todas las personas lo aplicaran serían mucho más felices y  plenas. Te estoy hablando de una herramienta vital para dominar tus emociones y volverte INJODIBLE, la aprendí de uno de mis libros favoritos “Los cuatro acuerdos”🙌

En el segundo acuerdo de este libro, su autor Miguel Angel Ruíz propone algo que se ha vuelto para mÍ ley de vida: NO TE TOMES NADA PERSONAL🙅‍♂️

¿Qué tanto te dejas afectar por lo que dicen o hacen los demás?, ¿Cuánto poder le otorgas a quienes te rodean sobre tus emociones?, ¿Por qué dejas que la opinión de los demás te defina?🤔

Cuando aprendas a no tomarte nada personal avanzarás en tu crecimiento, pues tendrás un mayor control sobre tus respuestas y emociones y por ende, no permitirás que éstas dependan de los comportamientos de los demás🤯

Es por eso que hoy quiero compartir contigo algunas herramientas para que aprendas a no tomarte nada personal:

  1. No siempre se trata de ti: A veces las personas actúan de cierta forma por situaciones que no tienen nada que ver contigo, así que cuando alguien te “decepcione” no intentes adivinar los motivos de ese comportamiento y mucho menos culparte por ello🤝
  2. Siempre tienes el poder de decidir: No podemos controlar la forma de actuar de las otras personas, pero sĂ­ podemos elegir cĂłmo reaccionar a las situaciones que se presentan con quienes te rodean.
  3. 💪 Las personas no dependen de ti, no asumas conflictos que no son tuyos: Cuando crees que la felicidad o infelicidad de los demás depende de ti, haces tuyas sus batallas y arrastras sus fracasos👍

“Una persona que es inmune a las opiniones y a las acciones de los demás, jamás será víctima del sufrimiento innecesario” 

Miguel Ruiz 

Dios te bendiga,

Sebas Klinkert

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *